Blogia
La esperanza es lo último que se pierde

Mossos

BCN castiga con 1.400 euros una llamada al civismo

  1. Los dos multados ironizaron sobre la permisividad con los hinchas del Rangers
 Los sancionados, Josep Maria y Àngel López, muestran un cartel que pusieron en la plaza de Catalunya, ayer. Foto:  ACN / GERMÁN GONZÁLEZ Los sancionados, Josep Maria y Àngel López, muestran un cartel que pusieron en la plaza de Catalunya, ayer. Foto: ACN / GERMÁN GONZÁLEZ

MÁS INFORMACIÓN

ALBERT OLLÉS
BARCELONA
La aplicación de la polémica norma cívica de Barcelona, en vigor desde el 2006, no gana para titulares. La discrecionalidad que otorga a los agentes de la autoridad en pos de cumplir el reglamento --denunciada en su tramitación por partidos políticos y entidades cívicas-- desembocó en la última visita de los hooligans del Glasgow Rangers en una inédita contradicción: la de no multar a los escoceses por sus actos incívicos, pero castigar con 1.400 euros a dos barceloneses que protestaron por la indolencia municipal y de los Mossos.
Así lo denunciaron ayer los afectados, los hermanos Josep Maria y Àngel López, que, según explicaron ante la prensa, decidieron movilizarse el pasado 7 de noviembre en pos del civismo y la aplicación universal de la norma tras ver por la tele las imágenes de los hooligans bebiendo, orinando y ensuciando el centro de la ciudad.
A la mañana siguiente se dirigieron al escenario de los hechos, la plaza de Catalunya, donde plantaron en el césped --incumpliendo la norma-- cuatro pequeños carteles del tamaño de un folio en los que criticaban irónicamente al ayuntamiento por el agravio comparativo de permitir a los escoceses lo que se prohíbe a los catalanes. En uno de los carteles acuñaron el neologismo pixing, en referencia paródica al servicio municipal de alquiler de bicis, el Bicing, y en las otras hicieron burla del alcalde dando la bienvenida a los díscolos aficionados y permitiéndoles campar a sus anchas.
La broma reivindicativa no debió gustar a un agente de los Mossos que patrullaba por la zona e identificó a los autores, que a los pocos días después recibieron tres multas de la Guardia Urbana por vulnerar con su acción la propia ordenanza cívica que estaban defendiendo. Y como el reglamento es especialmente severo en la cuantía de las sanciones, las tres faltas suman la nada despreciable cifra de 1.400 euros.

ALEGACIONES
Los dos hermanos se pusieron en manos de los abogados del Colectivo Ronda, que aprovechó ayer la visita a Barcelona del otro club de Glasgow, el Celtic, para publicitar el caso y buscar el máximo impacto mediático. El abogado de los sancionados dijo que ha presentado alegaciones y lamentó la "diferencia de trato" con los hooligans.
 
EL PODER, EN MALAS MANOS, SE CONVIERTE EN TIRANIA.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres