Blogia
La esperanza es lo último que se pierde

Maragalladas

Maragalladas

Hace mucho, mucho tiempo, en una galaxia muy lejana, ERC saltó del gobierno tripartito por no dar soporte a un Estatut de pà sucat amb oli que un mercachifle llamado Geyper Mas vendió al Psoe por salir en la foto. El president de la Generalitat era Pasqual Maragall. Y tragó. Más que una actriz porno al final de la película.

Hoy te levantas, lees el artículo de la revista de historia L' Avenç en el que Maragall reconoce que Zapatero es un mangante que decidió quién iba a mandar en Catalunya y un mentiroso que había prometido aprobar el Estatut que saliera del Parlament de Catalunya -pensando que iba a perder las elecciones, claro- y a día de hoy ni chicha ni limoná; lees que el PSC es la delegación regional catalana del PSOEspañol y que nada queda de aquel PSC que era catalán y asociado al PSOE. Y, curiosamente, no te sorprende nada de ésto.

Ya se sabe que la política es un nido de víboras y que los políticos de hoy han hecho buenos a los de ayer, a los de la transición, porque aquellos de ayer aún tenían ideas y metas y éstos de hoy sólo quieren poltrona y llenarse los bolsillos. Lo que dice hoy Maragall le honra, aunque tarde, porque debía haberlo hecho en su momento, cuando era President y tal vez otro gallo hubiera cantado. Los de CiU dicen ahora que tenían razón al decir que el PSC es la mano del psoe en Catalunya, pero no se les cae la cara de vergüenza cuando fueron ellos los que prostituyeron la aprobación de un Estatut que aún no ha llegado a los niveles de la II República. Los que pusieron el culo a ver si les caía algo.

Total, que en las próximas elecciones cada vez se decanta más mi voto -si consiguen convencerme de que mueva un dedo- por Cicciolina o por el Partido Pirata .

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres